LA TROMBOSIS NO SOLO ES DOLOROSA SINO TAMBIÉN MORTAL. TRÁTALA A TIEMPO.

La trombosis es un coágulo en el interior de un vaso sanguíneo y uno de los causantes de un infarto agudo de miocardio. También se denomina así al propio proceso patológico, en el cual, un agregado de plaquetas o fibrina ocluye un vaso sanguíneo.

Mexaprin está indicado para el tratamiento de la trombosis de venas profundas establecida y el tratamiento de la angina inestable y del infarto del miocardio que no muestre ondas “Q”, durante la etapa aguda, en combinación con aspirina.  Distribuye Pharmatech.

Mexaprin está indicado para el tratamiento de la trombosis de venas profundas establecida y el tratamiento de la angina inestable y del infarto del miocardio que no muestre ondas “Q”, durante la etapa aguda, en combinación con aspirina.  Distribuye Pharmatech.

Cuando un vaso sanguíneo se lesiona, el cuerpo utiliza plaquetas (trombocitos) y fibrina para formar un coágulo de sangre para prevenir la pérdida de sangre. Incluso cuando un vaso sanguíneo no se lesione, los coágulos de sangre se pueden formar en el cuerpo en ciertas condiciones. Un coágulo que se desprende y comienza a viajar por todo el cuerpo se conoce como embolia.

Existen diversos factores de riesgo que favorecen la aparición de la trombosis. Pueden atribuirse a tres causas principales, que fueron descritas en 1852 por el médico berlinés Rudolf Virchow y que desde entonces se denominan la tríada de Virchow: Reducción de la velocidad de flujo de sangre, por ejemplo por reposo en cama, un vendaje de yeso, una férula, una deshidratación importante o por una afección venosa previa (insuficiencia venosa crónica). Lesiones en la pared vascular, por ejemplo. a causa de una operación, una herida o una inflamación, o alteraciones venosas debidas a la edad (p. ej. varices). Aumento de la tendencia a la coagulación sanguínea, por ejemplo cuando aumenta la concentración de factores de coagulación o se altera el equilibrio normal entre la coagulación y la dilución de los coágulos, a causa de determinados medicamentos. En general, el riesgo de trombosis aumenta con la edad, con el sobrepeso, durante el embarazo, durante el puerperio y con el consumo de tabaco.

¿Qué pasa si no se trata una trombosis?

El sistema venoso de la pierna está formado por unas venas superficiales que discurren por el tejido conjuntivo que hay directamente bajo la piel y unas venas profundas dentro de la musculatura. Cuando se forma un coágulo en las venas profundas de la pierna el camino de retorno de la sangre hacia el corazón queda mucho más afectado que cuando se forma en las venas superficiales. La sangre se estanca en la pierna y las venas se inflaman. Aparece un dolor sordo, parecido a las agujetas. Es un dolor que suele disminuir cuando se ponen las piernas en alto y la hinchazón se reduce. Otra característica típica es que la piel se vuelve muy sensible, caliente y a veces de color azulado. Además del dolor debido a la inflamación venosa, la trombosis venosa profunda de las piernas puede provocar complicaciones graves: si se desprende algún trozo del coágulo, puede llegar a provocar una embolia pulmonar que puede ser mortal. Durante los primeros tres a cinco días de la trombosis el riesgo de embolia es máximo. En la fase posterior de la obstrucción venosa es frecuente que aparezca una complicación llamada síndrome postrombótico: se llama así a una lesión de las válvulas venosas provocada por la trombosis, que puede llegar a provocar una lesión venosa permanente con todas sus consecuencias, incluida una úlcera cutánea.

Mexaprin está indicado para el tratamiento de la trombosis de venas profundas establecida y el tratamiento de la angina inestable y del infarto del miocardio que no muestre ondas “Q”, durante la etapa aguda, en combinación con aspirina.  Distribuye Pharmatech.

FUENTE: http://www.mediespana.com/