EL ESTRES EN LA PIEL

Todo síntoma de estrés se nota en nuestra piel. La piel es un tejido celular que está sorprendentemente unido a nuestro sistema nervioso.

¿Cómo se puede detectar el estrés a través de nuestro cuerpo? Es muy fácil:

  • Nuestro organismo reacciona con facilidad, por ejemplo a través de eccemas, rojeces o incluso en el tono de la tez. 
  • Las hormonas del estrés provocan una vasoconstricción: el tejido se nutre peor y la piel se vuelve pálida, además, pueden provocar la aparición de acné.
  • Aumenta la producción de sudor y la falta de sueño. Esta última favorece la aparición de ojeras, rojeces, descenso de luminosidad y frescor.

En resumen, es como si nos apagaramos. Estos aspectos están relacionados directamente con la piel, pero existen otras respuestas de caracter físico y psicológico. 

Respecto a la piel, vamos a facilitarte una serie de consejos para combatir el estrés y mejorar nuestro aspecto, esto ayudará a terminar con esa situación no favorable.

¿Quieres saber cuáles son esas 10 claves para combatir el estrés en la piel?
Sigue leyendo y toma nota! 

  • Respira! Comienza por realizar ejercicios de respiración que te ayuden a tranquilizarte. Una oxigenación profunda disminuirá la tensión de tus músculos y ayudará a recuperar tu bienestar.
  • Date un paseo. Pasear 20 minutos es recomendable para la salud y para mejorar la circulación además de la digestión.
  • Mantén una dieta equilibrada. La alimentación ayudará a conseguir grandes resultados. Evita la sal, las frituras y el alcohol, para no retener líquidos.
  • Bebe mucha agua. Mantenerse hidratado es importante. Beber un sorbo de agua cuando aparecen los nervios o la tensión es una práctica saludable.
  • Hazte la vida más fácil. Simplifica tu agenda dejando las cosas que verdaderamente son importantes. Incluso elimina de tu entorno aquellas cosas que son innecesarias. Establece elorden a tu alrededor. 
  • Dedícate tiempo. Si puedes dedicarte 1h al día tu sistema nervioso lo agradecerá. Haz alguna actividad que te guste. Si es un ejercicio físico, mejor todavía: yoga, pilates, running...
  • Dormir bien ayuda. A veces se puede echar mano de remedios naturales (infusiones) para conciliar el sueño, si es que resulta complicado. Descansar y dormir bien es fundamental para hacer frente al día a día.
  • Masajea tu piel o elimina la tensión con baños, aromaterapia o música. Son muchas las posibilidades para conseguir un estado de calma y relax!
  • No pienses en negativo. Es difícil lograr cumplir este punto, pero si todo se analiza desde un punto de positividad los resultados son mucho mejores. Poco a poco todo pasa, si te ayudas es más sencillo lograrlo.
  • Una rutina de belleza es esencial, aplícate un tratamiento acorde a tus necesidades. Algunos trucos: desmaquíllate en cuanto llegues a casa, acuérdate de exfoliar tu piel una o dos veces por semana e hidrátate correctamente. 

Esperamos que todas estas pautas con una dosis de pacienca y ganas de mejorar, te ayuden a evitar las reacciones que tiene nuestra piel frente al estrés.

Otro día más...

 Gracias por dejarnos formar parte de tu vida.