CUIDADOS DE LA PIEL ATÓPICA

Cada vez más personas sufren de piel sensible o de piel atópica

En BABÉ tenemos tratamientos para cada tipo de piel. Hoy les vamos a hablar del que hemos desarrollado especialmente para atopías, un tratamiento para adultos y otro para bebés y niños, pero antes de verlo, queremos darles algunos consejos para aumentar la calidad de vida de las personas con dermatitis atópica:

HIGIENE Y CUIDADO CORPORAL

  • El baño diario debe ser corto, de 5 a 10 minutos, y con agua templada. Evitar el uso de esponjas de baño.

     

  • El jabón debe contener un porcentaje alto de aceites emolientes ya que así se contrarresta la sequedad de la piel.

     

  • Después del baño, la piel debe secarse de manera suave, dando palmaditas, sin frotar con la toalla.

     

  • A continuación, aplicar en las zonas secas, con la piel húmeda siempre una crema emoliente que aporte lípidos y nutrición, y reaplicar cuando sea necesario.

ALIMENTACIÓN

  • Los ácidos grasos esenciales (aceite de borraja o de onagra, prímula y linaza), aseguran a la piel cohesión y suavidad, manteniendo su hidratación. 

ROPA

  • Vestir con ropa suelta y transpirable, de lino o algodón. Al lavar la ropa, usar jabón neutro y evitar los suavizantes.
  • Evitar los tejidos sintéticos y la lana ya que son potencialmente irritantes. 

AGENTES IRRITANTES

  • Evitar el acúmulo de polvo, limpiando adecuadamente alfombras, cortinas, etc.
  • Evitar el contacto con sustancias irritantes o con animales con mucho pelo o pluma. Si no es posible, usar guantes.
  • Evitar dormir en colchones o almohadas de tipo gomaespuma.

Para conocer nuestra propuesta de tratamiento para pieles atópicas adultas, visita este link. Si te interesa el tratamiento atópico pediátrico,visita este otro enlace.

Ambos aportan ácidos grasos esenciales a la piel y aceites de origen vegetal altamente eficaces: 

En el caso del tratamiento para adultos nos centramos en el aceite de Soja, de Inca Inchi y Rosa Mosqueta, los cuales restablecen el nivel de hidratación de la piel y alivian la sensación de tirantez provocada por la sequedad, los eccemas o la descamación. 

 En el caso del pediátrico, se han escogido aceites más adecuados para la piel de los más pequeños, como son el Aceite de Almendras Dulces y el de Grosella Negra. Estos aceites son muy ricos en nutrientes, como vitaminas, minerales esenciales y proteínas. También tienen propiedades antiinflamatorias y calmantes, que mejoran la hidratación y suavidad de la piel del bebé y el niño.

¡Esperamos que estos consejos faciliten tu día a día!

piel_atopica.png

Gracias por dejarnos formar parte de tu vida.

Sé la primera en enterarte de nuestras novedades, síguenos en Facebook e Instagram!