LA FDA ADVIERTE DE POSIBLES RIESGOS A LA SALUD DE MEDICAMENTOS PARA EL EXTREÑIMIENTO

Anuncio de seguridad

1-8-2014: La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) advirtió que usar más de una dosis en 24 horas de medicamentos de venta libre (OTC por sus siglas en inglés) que contienen fosfato de sodio para tratar el estreñimiento, puede causar en ocasiones poco frecuente daño serio a los riñones y corazón, e incluso la muerte. Los medicamentos de venta libre con fosfato de sodio incluyen líquidos que se toman por boca y enemas que se usan en el recto. Los consumidores y profesionales de la salud deben leer siempre la etiqueta con Datos del Medicamento de los medicamentos de venta libre con fosfato de sodio y utilizar estos productos según lo recomienda la etiqueta, sin exceder la dosis recomendada. Los cuidadores no deben darles estos productos por vía oral a niños menores de 6 años sin consultarlo con un profesional de la salud. Los profesionales de la salud deben ser cautelosos al recomendar una dosis oral de estos productos para niños menores de 6 años. La forma rectal de estos productos nunca se debe usar en niños menores de 2 años.

La FDA se ha enterado de informes de deshidratación severa y cambios en los niveles de electrolitos en suero por tomar más de la dosis recomendada de productos de venta libre con fosfato de sodio, que causaron serios efectos adversos en órganos como los riñones y el corazón, y en algunos casos resultaron en la muerte. Estos electrolitos en suero incluyen calcio, sodio y fosfato. Según los informes, la mayoría de los casos con efectos graves ocurrieron con una sola dosis de fosfato de sodio que era mayor que la recomendada o con más de una dosis al día.

Algunas personas corren mayor riesgo de potenciales sucesos adversos cuando se excede la dosis recomendada de fosfato de sodio de venta libre. Entre estas personas están los niños pequeños, individuos mayores de 55 años, los pacientes deshidratados, los pacientes con enfermedad renal (de los riñones), obstrucción intestinal o inflamación intestinal y pacientes que toman medicamentos que afectan la función del riñón. Estos medicamentos incluyen diuréticos o pastillas para eliminar agua, inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ACEI por sus siglas en inglés) y antagonistas de los receptores de la angiotensina (ARB por sus siglas en inglés), que se usan en el tratamiento de la presión alta, además de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (NSAID por sus siglas en inglés) como aspirina, ibuprofeno y naproxeno.

La FDA emitió previamente un comunicado sobre el riesgo de daño al riñón con el uso de productos que contienen fosfato de sodio y se toman por vía oral en altas dosis, para la limpieza de los intestinos antes de una colonoscopia u otros procedimientos. Este comunicado del 2008 incluyó Información para profesionales de la salud, un Comunicado de prensa de la FDA, y un Documento con preguntas y respuestas.